2015-08-24

139.- El politeísmo católico


El siguiente texto, extraído del libro The God Delusion de Richard Dawkins, ilustra el punto.

---

Ríos de tinta medieval, para no mencionar de sangre, han sido despilfarrados sobre el "misterio" de la Trinidad.

La Enciclopedia Católica nos aclara el asunto en una obra maestra de razonamiento teológico obtuso:

En la unidad de Dios existen tres Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, siendo estas tres personas verdaderamente distintas la una de la otra. En consecuencia, en las palabras del Credo de Atanasio: "el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios, y aún así no existen tres Dioses sino sólo un Dios".

Y si eso no estuviese suficientemente claro, la Enciclopedia cita al teólogo del siglo tercero San Gregorio, el "Hacedor de Milagros":

No existe en consecuencia nada creado, nada sujeto a otro en la Trinidad. Tampoco existe nada que haya sido añadido como si alguna vez no hubiese existido, como si hubiese entrado después. En consecuencia el Padre nunca ha estado sin el Hijo, ni tampoco el Hijo sin el Espíritu, y esta Trinidad es inmutable e inalterable por siempre.


"Santísima Trinidad".

Cualesquiera sean los milagros que hayan justificado el apodo de San Gregorio, no fueron milagros de honesta lucidez. Sus palabras expresan el sabor característicamente oscurantista de la teología, la cual, a diferencia de la ciencia y de la mayoría de las otras ramas de la academia humana, no se ha movido en dieciocho siglos. Thomas Jefferson lo entendió correctamente cuando dijo:

El ridículo es la única arma que puede ser usada en contra de las posiciones ininteligibles. Las ideas tienen que ser claras antes de que la razón pueda actuar sobre ellas y ningún hombre ha tenido nunca una idea clara de la trinidad. Es el mero abracadabra de los vendedores de pócimas que se llaman a sí mismos los sacerdotes de Jesús.

Pero es especialmente la rama católica romana de la cristiandad la que empuja su recurrente coqueteo con el politeísmo hacia una inflación sin control. La Trinidad es aumentada por María, "Reina del Cielo", una diosa en todo excepto en nombre, quien con toda seguridad hace que el mismo Dios quede en un cercano segundo lugar como objetivo de las plegarias.


María, "reina del Cielo".

El panteón es abultado por un ejército de santos, cuyo poder intercesor los convierte, si no en semidioses, en valiosos asistentes. El Foro de la Comunidad Católica lista a 5.120 santos, muchos junto a sus respectivas especialidades, las cuales incluyen dolores abdominales, víctimas de abuso, anorexia, vendedores de armas, herreros, huesos rotos, técnicos en explosivos y desórdenes intestinales. 1

No podemos olvidar a los Coros de Anfitriones Angelicales organizados en nueve órdenes: Serafines, Querubines, Tronos, Dominaciones, Virtudes, Potestades, Principados, Arcángeles (los jefes de todos los anfitriones) y los ángeles comunes y corrientes, incluyendo a nuestros amigos más cercanos, los siempre vigilantes ángeles de la guarda. Lo que me impresiona de la mitología católica es -en parte- su tosquedad insípida, pero especialmente la desprolijidad con la que esta gente fabrica los detalles a medida que avanza. Simplemente los inventan desvergonzadamente.


Tipos de "ángeles".

El Papa Juan Pablo II creó más santos que todos sus predecesores juntos, y tenía una afinidad especial con la Virgen María. Su sed politeísta fue demostrada dramáticamente en 1981 cuando sufrió un atentado para asesinarlo en Roma y atribuyó su supervivencia a la intervención de Nuestra Señora de Fátima, diciendo:

Una mano maternal guió la bala.

Uno no puede evitar preguntarse porqué no la guió para que no lo hiriese del todo. Otras personas podrían pensar que el equipo de cirujanos que lo operó durante seis horas merece por lo menos parte del crédito, pero quizás sus manos también fueron guiadas maternalmente...

El punto relevante es que no fue solamente Nuestra Señora quien, en la opinión del Papa, guió la bala, sino específicamente Nuestra Señora de Fátima.

Presumiblemente Nuestra Señora de Lourdes, Nuestra Señora de Guadalupe, Nuestra Señora de Medjugorje, Nuestra Señora de Akita, Nuestra Señora de Zeitun, Nuestra Señora de Garabandal y Nuestra Señora de Knock estaban ocupadas en otros menesteres en ese momento...

---

1 El Foro de la Comunidad Católica citado en el libro no fue encontrado al momento de escribir esta entrada. Alternativa.


14 comentarios :

Renzo dijo...

Lo mejor es cuando, después de haberles mostrado las incongruencias de su fe supersticiosa, te sueltan lo de "quien no cree en Dios, puede creer en cualquier cosa". Es el colmo de la estultícia y de la ceguera intelectual, dos milenios creando circularidades, juegos de palabras incomprensibles y carentes de significado, malabarismos hermenéuticos a cuál más absurdo y ni por esas consiguen dar consistencia y hacer digeribles sus desvarios. Tanta omnipotencia y omnisciencia, tanta corte celestial, para nada, nada de nada, ni una miserable prueba que pueda llamarse así, sólo panfletos lava cerebros y mucha parafernalia para asombrar a simples e ignorantes.

Saludos.

Jack Astron dijo...

Cierto, Renzo.

En comparación con el numeroso elenco fantasmagórico del catolicismo hasta el dios islámico tiene algo de sentido.

Saludos.

Luis Lira Merlo dijo...

Interesante aunque corto. Se alude al catolicismo doctrinas comunes con las demás ramas del cristianismo. El cristianismo en su mayoría cree en la Trinidad de Dios, así mismo en Los Angeles en sus distintas numeraciones (hay muchas, aquí solo se citan las postuladas por Tomas de Aquino) la comunión de los Santos es creída por católicos, ortodoxos, coptos y en parte por anglicanos, así mismo la hiperdulia ofrendada a María es compartida por los antes mencionados involucrando además a los luteranos.
Por consiguiente considero parcializado y con objetivos pocos claro lo publicado en este artículo.

Bernat dijo...

¡Ah, la teología! ¡Qué maravilla!

La teología es el arte de convertir palabras vacías y necias en supuestas verdades. Yo lo digo de la siguiente manera:

"La teología es la ciencia que no es ciencia, que con gran elocuencia y magnificiencia pretende sacar sapiencia de lo que no es evidencia"

Y pensar que el resumen de toda esa absurda teología es nada más y nada menos que el actual Catecismo de la Santísima Iglesia que contiene todo el saber de Dios en algo más de seiscientas páginas. Y todo ello es el resultado de la interpretación de los "doctores de la Iglesia" de las Santas Escrituras. Que digo yo, que si es interpretación, ¿cómo pueden estar tan seguros de que todo lo que dicen es la verdad?

La interpretación de textos siempre es subjetiva y depende de muchos factores -lengua, filología, contexto histórico y social, etc.- pero, sobre todo, depende de los intereses que tienen los propios hermeneutas.

Y a ello hay que añadir el hecho de que la propia Iglesia afirma que las escrituras no se pueden interpretar de forma literal, ya que están escritas en un "lenguaje metafórica o figurado para que las mentes de aquellos tiempos pudieran entenderlas"

O sea, que tenemos a unas escrituras confusas, contradictorias, anfibológicas, aporéticas, imprecisas, que encima están escritas en lenguaje figurado...y de todo ello se sacan ¡¡¡SEISCIENTAS PÁGINAS DE VERDAD ABSOLUTA!!!

Que me lo expliquen...

Atilio dijo...

Luis:

Dado que los católicos son todavía la mayoría de los cristianos y que cuentan con la teología más avanzada (incluyendo a los ortodoxos), el artículo cumple con su objetivo.

Además, los otros cristianos y demás monoteístas que adoran al dios de Abraham, también tienen sus creencias fantasiosas y consecuentes seres imaginarios con superpoderes. Ángeles y demonios, por ejemplo.

Asmodeo

Lilit tentando a Eva

Lilit


Por suerte el artículo no se pone a mencionar todas y cada una de las fantasías en las que creen los cristianos.

Metafight dijo...

La verdad es que dentro de lo soso y rancio que es el cristianismo en este aspecto, siempre he pensado que al menos la mitología católica, con tanto santo, ángel y monsergas varias, era algo más colorida y más cercana a la viveza de los cultos politeístas o henoteístas. Desde luego, mucho más entretenido es el panteón católico que el que defienden otras sectas cristianas que solo hablan de Yavé y de Jesús y de ahí no salen (y ay como les menciones a María XD)

Atilio dijo...

¡Que burda que es la fe!
Me puse a mirar la "Jerarquía angélica" en Catholic.Net, un sitio de referencia católico a donde conduce el enlace.
Es realmente necesario que la creencia sea una especie de virus mental para hoy en día tragarse esos engendros mágicos que claramente representan deseos humanos y analogías con las cortes de líderes tribales de la antigüedad.

Como algunos deben saber, la madurez sexual en el pasado era mucho antes y era común tener sexo con niños y niñas, siendo los niños siempre mejores porque no se quedan embarazados.
Un faraón, cuyo nombre ahora no recuerdo, se bañaba bajo la "ducha" de docenas de adolescentes orinando ya que buscaba la vida eterna y el vigor de los jóvenes le aseguraba que tal práctica le ayudaría.
La virgen María tenía solo 15 años cuando parió a Jesús y el Profeta del Islam se casó con Fátima cuando ella tenía 9 años, para dar algunos ejemplos.

Parte de los textos que siguen son sacados de Catholic.Net:

Los Serafines son los "alabadores" de Dios. Un dios medio imbécil que necesita o desea tener engendros grotescos en la forma de niños con alas alabándolo todo el tiempo.

Los Querubines son los "guardianes" de las cosas de Dios y sobre ellos se sienta a veces dios...
¿Me pregunto quién le va a robar "las cosas" a dios? ¿Que sucedió con esos gorditos con alas y expresión de tonto cuando quedó vacío el paraíso, pues una de sus funciones era guardar el camino al árbol dela sabiduría. Y como se hace ahora cuando, según la postura más moderna de la iglesia, el paraíso y lo que sucedió allí fue solo alegórico y Adam y Eva no existieron realmente. ¿Para que tener a gorditos estúpidos con alas guardando el camino a algo que no existe?

Las Potestades, Virtudes, Tronos, Principados y Dominaciones son interpretados por San Dionisio como correspondientes a su grado de perfección. Para San Dionisio estos nombres se refieren a su ministerio: los principados son los encargados de la repartición de los bienes espirituales; las virtudes son los encargados de hacer los milagros; las potestades son los que luchan contra las fuerzas adversas; las dominaciones son los que participan en el gobierno de las sociedades, y los tronos son los que están atentos a las razones del obrar divino.

Y, finalmente, los Ángeles, cuya misión es ayudar a los hombres a llegar a la salvación eterna, guiándolos y protegiéndolos de los peligros de alma y cuerpo y los Arcángeles que son los "asistentes" de Dios. Son ángeles que están al servicio directo del Señor para cumplir misiones especiales. Una mezcla entre super-agente y secretarios.

Atilio dijo...

Pero los ángeles también son soldados y por eso se usa la expresión "Sabaoth" que significa "hueste" o "ejército", seguramente porque a dios le gustan las pelis de guerra y las escenas de batallas. Dado que es todopoderoso y podría solucionar cualquier problema que hubiese en el vecindario celestial con solo pensar en ello.

¿Para que le hace falta esa fauna algo pedofílica de seres con forma de niños humanos o jóvenes bellos y andrógenos y con alas como medio de locomoción, además de las piernas?
Los brazos de los ángeles parecen solo existir para llevar una espada, algo que no va muy de acuerdo con el creador de estrellas de neutrones, miles de millones de galaxias, doble cuásars, agujeros negros supermasivos, fusión estelar y creación de elementos pesados, evolución biológica y emergencia de inteligencia, etc.

Por favor, detengámonos un instante a pensar en ese tal "San Dionisio", quién caminó 6 días con su cabeza bajo el brazo por las calles de París y del cual solo se sabe realmente que se atribuye el escrito "De Coelesti Hierarchia" (La jerarquía celestial). Como siempre, la iglesia hace de las suyas: por un lado se dice que de San Dionisio no se sabe nada y por el otro publicita las supersticiones primitivas sobre un mártir que caminó con su propia cabeza cortada bajo el brazo y explicó la jerarquía angelical en un escrito en el quinto siglo de la era cristiana pero que a su vez no sería de esa época sino basado en doctrina muy anterior (siempre haciendo referencia al pasado como si fuese lejano, indudable y misterioso...) escrito por el verdadero San Dionisio quién sería un convertido por el mismo San Pablo.

No olvidemos que no hay evidencia histórica sobre Jesús, María, sus padres (pero si se sabe gracias a un papa que se despertó y dios le habló durante el sueño que los padres de María estaban en estado de gracia cuando se echaron el polvo que produzco a la que sería la madre de dios), de ninguno de los apóstoles (nunca dejará el Vaticano examinar los supuestos restos de San Pedro bajo la basílica del mismo nombre, una charlatanería igual que los 7 santos prepucios que hay por toda Europa) y de muchos otros Santos y Mártires.

Los "doctores" de la iglesia como San Tomás de Aquino, el más importante, basa toda su teología sobre ángeles en ese escrito tan oscuro y fantasioso, lo que demuestra hasta que punto todas estas pavadas eran consideradas serias.

Hoy en día, nadie con buena educación puede creer en eso y su creencia es propia de gente ignorante e inocente, sin conocimientos científicos modernos ni idea de perspectiva histórica.

Estamos hablando de algo escrito hace 1.500 años cuando la escritura tiene 6.000 años de antigüedad, el código de Hammurabi 4.800, las pirámides egipcias famosas 5.500, los chinos 5.500, los hindúes casi 6.000, la agricultura 9.000, las pinturas rupestres de Lascaux 17.300, las pinturas de Maros en Silawesi tienen 35.400, el lenguaje hablado 100.000 o 150.000 y los humanos modernos, es decir, iguales a nosotros tienen 200.000.

En otras palabras, estamos hablando de fantasías burdas de viejos miedosos e ignorantes que todavía están vigentes y se les enseñan a los niños.
Y no solo eso, también se da rienda suelta a las supersticiones e idolatría más vulgar de tipo "llamadores de ángeles", artefactos que los crédulos ponen en las tumbas de seres queridos para llamar a un ángel libre a que proteja el alma del difunto, seguramente de otros seres imaginarios como demonios o Testigos de Jehová...

Metafight dijo...

Atilio

Eso de la "teología más avanzada" es bastante discutible, casi suena a oxímoron. Yo más bien la calificaría como la teología más formalizada o con más tradición. Ya que la teología, por sus bases, no me parece que sea algo que pueda avanzar o retroceder.

Atilio dijo...

Concuerdo.
"Avanzada" en cuanto a sofisticación o complejidad. Es lo mismo que se puede decir de la filosofía de Hegal, de las bibliotecas y laberintos borgianos, del Tripitaka, los Vedas y las astrología.

No significa que haya logrado llegar a ningún lado de valor ni que haya una teleología por la cual, de alguna manera, los teólogos cristianos estén más cerca de nada.

Atilio dijo...

Hegel, por supuesto

Jack Astron dijo...

El papá, el hijo bebé o crucificado, la paloma o el resplandor, la mamá VIRGEN, el cornudo, miles de santos, los ángeles y los arcángeles, los demonios, Adán, Eva, la serpiente, los profetas, etc. - todos esos personajes decoran iglesias y catedrales con hermosas pinturas y esculturas que deslumbran a fieles y visitantes por su calidad artística contribuyendo a atraerlos a los templos católicos donde se borra el pecado original, se lavan los pecados más atroces con unas cuantas oraciones, se renuevan las peticiones de favores y se recibe dinero a cambio.

Mundo de locos :-)

Bernat dijo...

Creo que os asustaríais de la cantidad de gente que cree en ángeles y que compra tratados sobre ellos.

Yo experimenté tal hecho cuando pertenecía a un grupo de debate en directo, del que fui muchas veces ponente y también moderador. Cierto día se presentó una mujer joven y atractiva que quería dar un tema sobre ángeles. Yo, en mi interior, me preguntaba quién podría estar interesado en ese tema, no obstante, mucha gente votó el tema de la angelología.

El día de autos, había unas veinte personas. La mujer empezó a hablar sobre los tipos de ángeles que había, para qué servían cada uno de ellos. Entre los más curiosos estaban el ángel de la lavadora. Si se estropeaba la lavadora, invocabas al ángel de la lavadora y se solucionaba el asunto. Si era la cerradura del automóvil que no se abría, invocabas al ángel correspondiente de la cerradura de automóviles, etc. etc.

El tema se prestaba a cachondeo y a burla. Pero lejos de ello, todo el mundo escuchaba con sumo interés. Al final, una mujer mayor, le preguntó toda admirada: “¿Pero de dónde has sacado tanta sabiduría?”. Yo estaba anonadado, estupefacto, alucinado. Una maestra de escuela se trajo un tratado de angelología, un tocho de unas quinientas páginas. Nadie se burló. Una chica joven, de unos veintiséis años, escuchaba casi boquiabierta como si el tema fuera algo asombroso.

En fin, que si no lo hubiera visto, no me lo habría creído.

Buscad en Internet bibliografía sobre ángeles y os asombraréis.

Aquí, un ejemplo:

http://www.edicionesobelisco.com/colecciones/9/angelologia

Atilio dijo...

Gracias por la apertura de ojos, Bernat.

A mi ya no me caben dudas que aquellos que creen en ángeles son animistas, además de politeístas si son cristianos.

Yo visito a menudo partes del mundo en donde el animismo es universal y muy activo. Todo lo que sucede se explica gracias a la intervención de "espíritus", seres etéreos que a veces son fantasmas, a veces seres mitológicos, a veces seres sobrenaturales y demonios.
Todos tienen una suerte de atadura o condicionamiento respecto de su rol o personaje. En el caso de los fantasmas de muertos, en general tienen la profesión del muerto o se manifiestan en cosas y sectores propios del muerto. Una viuda recibiría la visita de su esposo muerto, por ejemplo; un policía muerto aparece en un accidente de tránsito; etc.
Un ser mitológico como una serpiente marina explica naufragios.
Un incidente lamentable fue causado por un demonio y una victoria improbable por un héroe legendario.

Los ángeles, en la teología del lumpenproletariat, son como los espíritus de los animistas y explican o ayudan en la reparación de la lavadora. Igual que el espíritu del técnico que debía repararla.

Saludos.